Usuarios en línea

Tenemos 11 invitados conectado(s)



No esperes que el amor venga hacia ti. Imprimir
Reflexiones sobre el amor - Leo Buscaglia

Alguien escribió que no tiene sentido esperar al enamorado a menos que lo hayas mandado a buscar. Soy consciente de que hay muchas personas que se empeñan en esperar el amor y creen que “el príncipe o la princesa algún día llegará”. Para algunos afortunados esto puede resultar verdad, pero otros tendremos que esperar para siempre, generalmente hasta convertirnos en seres humanos cínicos y amargados, demasiado temerosos de amar y quizás incapaces de reconocerlo cuando éste llegue.
Una vez, mientras estaba al frente de la Clase sobre el Amor (comenta el profesor Leo Buscaglia), nos visitó un perro. Entró intrépidamente, moviendo la cola, paseó entre los bancos y captó toda la atención que deseaba. Los estudiantes, por supuesto, respondieron con caricias y palmadas. Una de las jóvenes que se encontraba en la clase dijo con frialdad:
- Siempre me pasa lo mismo. Estuve aquí toda la tarde hundida en la soledad y ni siquiera una persona me ofreció un gesto de comprensión. ¡Un perro vagabundo entra en la clase y le llueven muestras de afecto! Todo está al revés.
- Quizá no es tan así, le respondió un joven, el perro entró y, con distintos gestos, nos demostró que estaba abierto al amor. El mensaje era simple, evidente y claro. Tú, por el contrario, permaneces sentada allí estoicamente, sin revelar nada. No podemos leer el pensamiento. A veces basta con que hables en voz alta, o al menos nos des alguna pista.

*
Si queremos que oigan nuestro mensaje de amor, tenemos que enviarlo. Para que una lámpara permanezca encendida, no debemos dejar de echarle aceite.
Madre Teresa.

 
Banner
Banner