Usuarios en línea

Tenemos 11 invitados conectado(s)



La valija del abuelo Imprimir
Mensajes - Mensajes Familia

Nuestro abuelo fue siempre un ser muy amable y jovial. A pesar de sus ochenta y tres años parecía un niño.
Él nos permitía hacer todo lo que nosotros queríamos, lo único que no debíamos hacer era tocar una vieja valija que el abuelo guardaba en su habitación. Muchas veces le preguntamos qué tenía allí dentro, pero él no nos contó nada, aunque por supuesto, nosotros queríamos saber qué había en esa valija.
Así, todos los fines de semana lo pasábamos jugando con este ser tan especial, hasta que, cansados, nos quedábamos profundamente dormidos.
Una de esas noches, algunos ruidos extraños nos despertaron. Escuchábamos la voz del abuelo y otras voces, parecían niños muy contentos.
Luego las voces se apagaron y nos volvimos a dormir. Al día siguiente le preguntamos al abuelo quién lo había visitado, pero él muy seriamente nos contestó que nadie había estado en su habitación. Durante todo ese día el abuelo llevó una sonrisa en los labios, estaba muy feliz.
Un día estábamos solos en la casa y no pudimos vencer la tentación; fuimos a buscar la valija y la abrimos casi sin darnos cuenta. De repente una luz brillante nos encandiló y vimos aparecer a un duende, un ángel, un hada y un montón de juguetes viejos y relucientes al mismo tiempo.
El duende se levantó y dijo:  -Chicos, no se asusten, nosotros somos amigos del abuelo. Hace muchos años, desde que él era pequeño, nos guarda en esta valija , que es para él como el cofre de un tesoro. Algunas personas guardan dinero, propiedades y otras cosas materiales, pero él quiso conservar al niño que un día fue. Por eso es feliz y vive bien, reuniéndose cada noche con sus recuerdos, sus juguetes, su inocencia y su niñez nunca perdida. Todos tenemos la oportunidad de elegir. Ustedes pueden, desde ahora, empezar a guardar. Consigan una valija y a lo largo del tiempo vayan llenándola con aquellas cosas que sean parte esencial de cada momento de la vida.
-Recuerden que siempre que nos necesiten nos encontrarán dentro de la valija donde guarden juguetes, recuerdos, amor y el deseo de seguir siendo niños.
Cerramos la valija y salimos al parque, estábamos muy emocionados cuando vimos al abuelo regresar por el sendero. Su rostro, nos pareció el de un niño, un niño al que recordábamos haber visto entre las viejas fotos del álbum que la abuela muchas veces nos había mostrado.

 
Banner
Banner