Usuarios en línea

Tenemos 16 invitados conectado(s)



El niño lisiado y el perrito (cuento 1) Imprimir
Día de ... - Marzo - Marzo 23 - Día mundial rehabilitación del lisiado

Un comerciante estaba clavando sobre la puerta de su comercio un letrero que decía: "Se  venden Perritos". Letreros como ese tiene una atraccion especial para los niños pequeños y efectivamente, un niño aparecio bajo el letrero del comercio.
-¿Cuanto van a costar los perritos?- pregunto
-Entre 30 y 50 dolares, respondio el comerciante.
El niño metio la mano en su bolsillo y saco un poco de cambio,- tengo 2 dolares  y 37 centavos dijo - ¿puedo verlos, por favor?  El comerciante sonrio y silbo, y de la cucha de los perros salio Dama, que corrio por el pasillo de la tienda seguida de cinco
pequeñitas diminutas bolas de pelo. Un cachorro se estaba demorando considerablemente. El niño inmediatamente distinguio al perrito rezagado y rengo.
-¿Que le pasa a ese perrito?- pregunto
El comerciante le explico que el veterinario habia examinado al cachorro  y descubrio que le faltaba una cavidad de la cadera, renguearia  por siempre. Estaria lisiado toda su vida.  El niño se entusiasmo.
-Ese es el perrito que quiero comprar.
-¡No, tu no quieres comprar ese perrito. si realmente lo quieres, te lo voy a regalar!- dijo el comerciante.
El niño se enojo mucho.. Miro al comerciante directo a los ojos, y moviendo el dedo replico:
-¡No quiero que me lo regale. Ese perrito vale exactamente tanto como los otros perros y voy a pagar su precio completo. De hecho, ahorita le  voy a dar $2.37 dolares y luego 50 centavos al mes hasta terminar de pagarlo!.
El dueño del local replico: -¡Realmente no quieres comprar este perrito!.
Nunca va a poder correr, saltar ni jugar contigo como los otros cachorritos.
Al oir esto, el niño se agacho y se enrollo el pantalon  para mostrar una pierna izquierda gravemente torcida, lisiada, sostenida  por un gran aparato ortopedico de metal. Miro al comerciante y suavemente le respondio.
- Bueno, pues yo tampoco corro tan bien que digamos, y  ¡el  cachorrito va a necesitar a alguien que lo entienda!

 
Banner
Banner