Usuarios en línea

Tenemos 9 invitados conectado(s)



El sastre y el lisiado (cuento 2) Imprimir
Día de ... - Marzo - Marzo 23 - Día mundial rehabilitación del lisiado

Un hombre fue a casa del sastre Szabó y se probó un traje. Mientras permanecía de pie delante del espejo se dio cuenta de que la parte inferior del chaleco era un poco desigual.
- Bueno, no se preocupe por eso, le dijo el sastre. Sujete el extremo más corto con la mano izquierda y nadie se dará cuenta.
Mientras así lo hacía, el cliente se dio cuenta de que la solapa de la chaqueta se curvaba en lugar de estar plana.
- Ah, ¿eso?, dijo el sastre. Eso no es nada. Doble un poco la cabeza y alísela con la barbilla.
El cliente así lo hizo y entonces vio que la costura interior de los pantalones era un poco corta y notó que la entrepierna le apretaba demasiado.
- Ah, no se preocupe por eso, dijo el sastre. Tire de la costura hacia abajo con la mano derecha y todo le caerá perfecto.
El cliente accedió a hacerlo y se compró el traje.
Al día siguiente se puso el nuevo traje, "modificándolo" con la ayuda de la mano y la barbilla. Mientras cruzaba el parque aplanándose la solapa con la barbilla, tirando con una mano del chaleco y sujetándose la entrepierna con la otra, dos ancianos que estaban jugando a las damas interrumpieron la partida al verle pasar renqueando por delante de ellos:
- ¡Oh, Dios mío!, exclamó el primer hombre-. ¡Fíjate en este pobre hombre!
El segundo hombre reflexionó un instante y después dijo en un susurro:
- Sí, lástima que esté tan lisiado, pero lo que yo quisiera saber es… ¿de dónde habrá sacado un traje tan bonito?

A veces queremos agradar a los demás, y nos cuesta decir que no, decir lo que pensamos o sentimos. A cambio, conseguimos que los demás hablen bien de nosotros. Y, mientras, vamos "lisiados" por la vida: con rabia, resentimiento, reprimiendo nuestras emociones y evitando ser nosotros mismos con firmeza y seguridad.

 
Banner
Banner