Usuarios en línea

Tenemos 13 invitados conectado(s)



Cuando nos despojamos de nuestra dignidad, también nos despojamos del derecho a quejarnos por ella. Imprimir
Reflexiones sobre el amor - Leo Buscaglia

Siempre es más fácil culpar a los demás por cualquier dolor o frustración que sentimos. En raras ocasiones aceptamos la responsabilidad de nuestra propia desgracia. Al examinar cuidadosa y honestamente nuestro comportamiento, podríamos encontrar que por nuestra indiferencia, debilidad o ignorancia hemos hecho algo imperdonable: hemos delegado el control de nosotros mismos a otra persona. Hemos renunciado al componente principal del amor. ¿Es raro, entonces, que nos sintamos vacíos y muertos? Abatidos y disminuidos, nos convertimos en una nada. Y, peor aún, hemos permitido que esto sucediera.
La felicidad se basa, en gran parte, en el sentido de la dignidad. Sin autoestima, sin algo de autovaloración (que es un derecho desde el nacimiento), quedamos despojados de la capacidad de dar o recibir algo, ni qué decir de un don tan valioso como el amor.

*
El hombre es lo que cree ser.
Anton Chekhov

 
Banner
Banner