Usuarios en línea

Tenemos 11 invitados conectado(s)



Atrévete a volar con alas propias. Imprimir
Mensajes - Mensajes Autoayuda

Cuentan que una vez Toro Bravo y Nube Azul llegaron tomados de la mano a la tienda del viejo hechicero de la tribu. Se arrodillaron frente a él y con mucho respeto le dijeron:
-Nosotros nos amamos y vamos a casarnos. Pero nos amamos tanto que queremos un consejo que nos garantice estar para siempre juntos, que nos asegure estar uno al lado del otro hasta la muerte. ¿Hay algo que podamos hacer?
Y el viejo, emocionado al verlos tan jóvenes, tan apasionados y tan ansiosos por una palabra, les pidió dos tareas bien difíciles:
-Tú, Nube Azul, debes escalar el monte al norte de la aldea sólo con una red, cazar el halcón más fuerte y traerlo aquí, con vida, hasta el tercer día después de la luna llena. Y tú, Toro Bravo, debes escalar la montaña del trueno; allá encima encontrarás a la más brava de todas las águilas. ¡Solamente con una red deberás agarrarla y traerla viva para mí!
Los jóvenes se abrazaron con ternura y luego partieron para cumplir con la misión.
El día fijado, los dos esperaban con las aves frente a la tienda del hechicero.
El viejo sacó las aves de las bolsas y constató que eran los ejemplares que él les había pedido.
Y ahora, ¿qué debemos hacer? Le preguntaron con curiosidad los jóvenes.
-Tomen las aves y amárrenlas una a otra por las patas. Una vez que estén amarradas, suéltenlas para que vuelen.
Ellos hicieron lo que les ordenaron. El águila y el halcón intentaron volar pero apenas consiguieron dar pequeños saltos por el terreno.
Minutos después, las aves irritadas al no poder volar comenzaron a agredirse una a otra, picándose hasta lastimarse.
Entonces, el viejo les dijo:
-Jamás se olviden lo que están viendo. Este es mi consejo: ustedes son como el águila y el halcón. Si estuvieran amarrados uno al otro, aunque fuera por amor, no sólo vivirán arrastrándose sino también, más tarde o más temprano, comenzarán a lastimarse uno al otro.
Si quieren que el amor entre ustedes perdure, vuelen juntos, pero jamás amarrados. Libera a la persona que amas para que ella pueda volar con sus propias alas.
Respeta el derecho de las personas de volar rumbo a sus sueños, tanto en el matrimonio como también así en las relaciones familiares, de amistad y profesionales.
La lección principal es recordar que solamente las personas libres son capaces de amar.
El desapego se produce cuando ya no nos aferramos a la necesidad física de la aparición del otro en nuestra vida para sentirnos felices. Somos felices porque reconocemos nuestro valor como persona, por el hecho de existir.

“Ser desapegados no significa que no podamos disfrutar nada o que no podamos disfrutar estar con alguien. Más bien se refiere a que aferrarnos fuertemente a algo o a alguien, nos causa problemas. Nos volvemos dependientes de ese objeto o persona, y pensamos ‘Si lo pierdo, o nunca lo obtengo, entonces seré miserable’. El desapego significa ‘Si obtengo la comida que me gusta, que bueno; si no la obtengo, está bien, no es el fin del mundo’. No hay apego o aferramiento”

Dalai Lama.

“Aquellos que se enamoran, vaya paradoja, no tienen amor, por eso se enamoran. Y porque no tienen amor, no pueden darlo. Una persona inmadura solo se enamora de otra persona inmadura, porque solo ellas pueden comprender el lenguaje de la otra. Una persona madura ama a una persona madura. El problema básico del amor es madurar primero, entonces encontraras una pareja madura y la gente inmadura no te atraerá para nada. Es sencillamente así. Disfruta del momento mientras esta ahí y, como todo esta destinado a desaparecer, déjalo ir. Eso es desapego. Cuando dos personas maduras están enamoradas ocurre una de las mas grandes paradojas de la vida, uno de los fenómenos mas bellas: Están juntos y sin embargo tremendamente solos; están tan unidos que casi son uno. Pero su unión no destruye su individualidad. De hecho, la realza; se vuelven mas individuos...Una vez que empieces a percibir la desgracia de estar apegado, entonces habrá menos necesidad de esfuerzo, porque nadie quiere sufrir, nadie quiere ser infeliz. Somos infelices porque no sabemos lo que estamos haciendo, pero en todo ser humano existe la aspiración de ser feliz. Nadie suspira por sufrir. Todos creamos el sufrimiento porque no sabemos lo que estamos haciendo”.

Osho

 

 

 
Banner
Banner