Usuarios en línea

Tenemos 35 invitados conectado(s)



La paradoja de herir a los que amamos. Imprimir
Reflexiones sobre el amor - Leo Buscaglia

Es una paradoja del amor que generalmente herimos más a los que más amamos. Continuamente estamos corrigiendo sus errores, cuestionando sus decisiones, desafiando sus conjeturas. Inclusive, a veces, hasta les exigimos más que a nosotros mismos. No tiene nada de malo que deseemos que los demás mejoren, pero nunca llegarán a hacerlo como consecuencia de una corriente permanente de críticas negativas.
Hace algunos años hicimos un estudio con una maestra a la que filmamos mientras actuaba en la clase. Después de analizar los resultados encontramos que, para su sorpresa, a pesar de que sentía gran interés por los alumnos, su comportamiento hacia ellos era casi totalmente negativo. Abundaban listas de “no deben hacer”, les devolvía hojas cubiertas de correcciones en rojo y los comentarios orales generalmente se referían a las faltas de los alumnos.
La crítica es un arte complejo y sutil que no debe ser tomado a la ligera. Puede ser constructiva, pero también puede destruir. La próxima vez que estemos por decir: “El problemas es que tu…”, reconsiderémoslo y preguntémonos por qué lo estamos haciendo. ¿Existe una razón verdadera y positiva para hacer este comentario o sería mejor permanecer en silencio? ¿Qué obtendremos de esta crítica, degradar a un ser humano o perder a alguien a quien amamos?

*
El amor enciende más fogatas que las que el odio puede extinguir.
Ella Wheeler Wilcox

 
Banner
Banner