Usuarios en línea

Tenemos 11 invitados conectado(s)



El amor no pone etiquetas. Imprimir
Reflexiones sobre el amor - Leo Buscaglia

Al hablar de una mala hierba, Emerson la definió como “una planta cuyas virtudes aún no han sido descubiertas”. Me pregunto a cuantas personas hemos considerado malas hierbas porque, por una estúpida razón u otra, parecían no merecer nuestro amor y afecto. Aquellas personas con quienes nos relacionamos más íntimamente, a quienes elegimos para tener cerca, son fruto, obviamente, de elecciones personales, como debe ser. Sin embargo, creo que el mundo sería mucho más interesante y menos limitado si analizáramos las etiquetas y excusas que hacen que nos alejemos unos de otros. Si lo hiciéramos, nos daríamos cuenta de que esas clasificaciones se basan en fundamentos anticuados que dan vueltas en nuestras cabezas.
Al tratar de encasillar a la gente dentro de la categoría adecuada, terminamos subestimando su valor, o excluyéndolo sin ninguna razón valedera. Hablamos de la edad, el sexo, la clase social, el nivel económico, la raza, la religión, la nacionalidad… y otras tantas excusas para distanciarnos de aquellos que son diferentes. Esto, por supuesto, nos ahorra el trabajo de pensar en forma independiente para evaluar a cada individuo como un ser separado, distinto y digno. Es probable que la mayoría de las personas merezcan más consideración de la que le damos. ¿Quién sabe? Quizá nos sorprenda encontrar que no son malas hierbas después de todo, sino flores frente a las que no nos detuvimos lo suficiente como para apreciarlas.

*
La mente de un intolerante es como la pupila del ojo,
cuanta más luz recibe, más se contrae.
Oliver Wendell Holmes, JR.

 

 
Banner
Banner