Usuarios en línea

Tenemos 8 invitados conectado(s)



Día del Óptico. ...Y un cuento. Imprimir
Día de ... - Diciembre - Diciembre 13 - Día del Optico (Sta. Lucia)

El día del óptico fue instituido el 13 de diciembre, en concordancia con la festividad de Santa Lucía (la que lleva luz), protectora de la vista.
En Argentina, la celebración tiene carácter institucional, puesto que la fecha fue formalmente establecida por la asociación de ópticos y técnicos de la provincia de Buenos Aires (ADOT) en el año 1952.
En 1999 la organización mundial de la salud (OMS) y la agencia internacional para la prevención de la ceguera (IAPB), considerando a la visión como un derecho, lanzaron la campaña “Visión 2020, el derecho a ver”, con el propósito de erradicar en todo el mundo las causas de ceguera evitable para el año 2020.
Los fundamentos fueron que cientos de miles de personas, especialmente niños, padecen o corren el riesgo de padecer pérdidas de visión prevenibles en el 80 % de estos casos.
Los tratamientos preventivos son facilitar el acceso a los controles visuales; control de enfermedades (suplementos de vitamina A, inmunización contra el sarampión, etc.); corrección de los defectos refractivos.
Alquimia te recuerda que los ópticos son los únicos profesionales autorizados para interpretar y ejecutar las recetas oftalmológicas y controlar y vender anteojos para sol en establecimientos debidamente habilitados. La venta de productos ópticos en lugares no autorizados, ni controlados es ilegal e ilegítima, constituyendo un serio riesgo para la salud de la población.

Popi el alpinista.
Popi el alpinista era famoso por sus intentos de escalar la gran montaña nevada. Lo había intentado al menos 30 veces, pero siempre había fracasado. Comenzaba la ascensión a buen ritmo, con la vista puesta en la nieve de la  cima, pensando en la maravillosa vista y aquel sentimiento de libertad. Pero a medida que las fuerzas le fallaban, bajaba los ojos, y miraba más a menudo sus desgastadas botas, y finalmente, cuando las nubes le rodeaban, y comprendía que ese día no podría disfrutar de la vista, se sentaba a descansar, aliviado, para comenzar el descenso de vuelta al pueblo, pensando en las bromas que tendría que volver a soportar. 
Una de aquellas veces subió acompañado por el viejo Chisco, el óptico del pueblo, que fue testigo del fracaso. Fue el propio Chisco quien más animó a Popi para volver a intentarlo, y le regaló unas gafas oscuras especiales; "si comienza a nublarse, ponte estas gafas, y si comienza a dolerte los pies, pontelas también; son especiales, te ayudarán".
Popi aceptó el regalo sin darle importancia, pero cuando volvió a sentir el dolor en los pies, lo recordó  y se puso las gafas. El dolor era muy molesto, pero a través de los cristales podía seguir viendo la cumbre nevada, así que siguió avanzando. Como casi siempre, la mala suerte volvió a aparecer en forma de nubes, pero esta vez eran tan ligeras que podía seguir viendo la cumbre a través de las nubes. 
Así siguió Popi escalando, dejó atrás las nubes, olvidó sus dolores y llegó al fin a la cima. 
Merecía la pena. Su sensación de triunfo  fue incomparable, casi tanto como aquella maravillosa vista, custodiada por el silencio y con la montaña rodeada de un denso mar de nubes. Popi no recordaba que fueran tan espesas; entonces miró las gafas cuidadosamente, y lo comprendió todo: Chisco había grabado una difusa imagen en los cristales con la forma de la cumbre nevada, que sólo podía percibirse al dirigir los ojos hacia arriba. Chisco había comprendido que en cuanto Popi perdía de vista su objetivo, se dejaba llevar y perdía la ilusión por seguir subiendo. 
Comprendió entonces que el único obstáculo para llegar a la cima había sido su desánimo, el dejar que la imagen de la montaña desapareciera entre los problemas, y agradeció a Chisco que mediante un engaño le hubiera hecho ver que sus objetivos no eran imposibles, y que nunca se habían movido de su sitio.

Pedro Pablo Sacristán

 
Banner
Banner